11 de octubre de 2012

[Libros] Sinuhé el egipcio – Mika Waltari (1945)


Sí, a mi edad y aún con este gran clásico pendiente (lo leí este verano)… Pero más vale tarde que nunca.

Sinopsis:
En el ocaso de su vida, el protagonista de este relato confiesa: "porque yo, Sinuhé, soy un hombre y, como tal, he vivido en todos los que han existido antes que yo y viviré en todos los que existan después de mí. Viviré en las risas y en las lágrimas de los hombres, en sus pesares y temores, en su bondad y en su maldad, en su debilidad y en su fuerza".

Sinuhé el egipcio nos introduce en el fascinante y lejano mundo del Egipto de los faraones, los reinos sirios, la Babilonia decadente, la Creta anterior a la Hélade..., es decir, en todo el mundo conocido catorce siglos antes de Jesucristo. Sobre este mapa, Sinuhé dibuja la línea errante de sus viajes; y aunque la vida no sea generosa con él, en su corazón vive inextinguible la confianza en la bondad de los hombres. Esta novela es una de las más célebres de nuestro siglo.

Crítica: Una gran novela histórica

Amenhotep, Akenatón, Tutankamón, Nefertiti… Nombres que nos suenan a casi todos, pero de los que la mayoría sabemos muy poco, son algunos de los protagonistas (secundarios) de esta magnífica novela histórica que, por lo que he leído por ahí, de alguna forma se convirtió en modelo de la novela histórica moderna. En ella, un médico egipcio de origen humilde nos cuenta su vida en primera persona desde su niñez hasta sus últimos años. Una vida en la que corre interesantes aventuras una vez que se ve mezclado con la casa real egipcia y, tras eso, comienza a realizar viajes por los países de su entorno: Creta, la antigua Siria, etc.

Amores, odios, guerras, política, religión, amistad y humor… todo ello se mezcla en esta extensa obra que nos ofrece un magnífico retrato de cómo era la vida en el Egipto de los faraones, a la vez que aprenderemos un poco sobre los hechos históricos que acontecieron durante el reinado de los faraones mencionados al principio. Narrado por el propio Sinuhé en un lenguaje que adopta expresiones arcaicas (“rasgaré mis vestiduras”… “tus palabras son como moscas para mis oídos”…) para aproximarnos más a lo que sería la lectura de unas memorias de un egipcio de la época, a la vez que aportan a menudo un toque de humor. Al mismo tiempo, Sinuhé va añadiendo al texto pensamientos (sobre temas tan variados como religión, esclavitud o relaciones humanas) que muchas veces son toda una filosofía de la vida, y perfectamente aplicables a la época actual. Para muestra, un botón: “al envejecer he comprendido que, en el fondo, todos los soberanos son iguales y que todos los pueblos son idénticos y que poco importa, en resumen, quién gobierna y qué pueblo oprime a otro, porque finalmente, son siempre los pobres los que soportan los sufrimientos.

El libro es extenso, y su ritmo quizás algo pausado, pero es un libro que se disfruta, o que al menos yo he disfrutado mucho. Muy recomendable, y, desde mi punto de vista, bastante mejor que esos best-sellers ambientados en el Egipto antiguo de Christian Jacq.


Nota personal: 8,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario