23 de octubre de 2012

[Libros] Guía de la Biblia – Isaac Asimov (1967-1969)


Más de uno se extraña con algunas de mis lecturas: ¿un ateo leyendo la biblia o un libro sobre ella? Y bien, digo yo, ¿y por qué no? Que no crea en el supuesto trasfondo sobrenatural de la religión (o las religiones) no quiere decir que no me interesen como fenómeno sociológico, como hecho histórico, o como simple elemento clave de nuestra cultura.

Hace años que sentía curiosidad por leer la biblia. Como la mayor parte de los españoles (la mayoría creyentes casi por costumbre, pero poco practicantes), mis conocimientos de la misma se limitaban a cuatro sucesos clave, con decenas de lagunas que se revelaban, por ejemplo, viendo películas norteamericanas o leyendo libros de esa nacionalidad (los protestantes, ya se sabe, leen la biblia mucho más que los católicos, a quienes hasta hace poco la Iglesia se lo tenía prácticamente vedado, no fueran a pensar por sí mismos…). Así que hace algunos años intenté leerla; pero aguanté poco: ese lenguaje arcaico, ese estilo tan malo, me aburrían soberanamente, independientemente del contenido (que a menudo tiene su “gracia”). No lo soporté.

Pero el descubrimiento de esta obra de Asimov me permitió “leer la biblia sin tener que leerla” y, lo que es mejor, aderezado con el análisis de diferentes expertos. Justo lo que yo quería: una lectura crítica del libro sagrado de occidente. Al final, en extensión estos dos volúmenes probablemente no sean mucho más cortos que la biblia, pero al menos se leen con más facilidad, son más “digeribles”. A mí me resultaron muy interesantes, aprendí mucho. Os dejo con las reseñas:

Sinopsis:
Guía Asimov para la Biblia es un libro publicado por Asimov dividido en dos volúmenes, el primero, que comprende el Antiguo Testamento, fue publicado en 1967 y el segundo, que comprende el Nuevo Testamento, en 1969.
Se trata de un amplio libro que hace un recorrido por toda la Biblia. En cada tema explica el contexto histórico, indica por quién (probablemente) fue escrito y en qué época y las posibles influencias políticas del momento. Hace las correspondientes consideraciones geográficas. Indica posibles alteraciones que sufrió el texto por errores de los copistas, y/o alteraciones u omisiones que autores posteriores introdujeron. También hace extensas citas de diferentes lugares de la Biblia que tienen relación con el tema. Indica las posibles influencias de otras fuentes que tuvo el texto. En muchos lugares indica las posibles malas traducciones y toma las palabras originales en hebreo o griego, y hace comparaciones de algunas traducciones de uso frecuente. En los lugares en los que la lectura debe ser interpretativa, indica la posible interpretación que el autor quería dar, apoyándose en el contexto histórico, las costumbres y normas, las tendencias, prohibiciones del poder político, etc. Hace un correlato histórico, comparando los datos de la Biblia con los de fuentes históricas.

Crítica personal (Vol.1, Antiguo Testamento): Un análisis objetivo y laico de una obra básica de la civilización occidental

Si estás convencido de que la Biblia no es ni más ni menos que literalmente la palabra de Dios, entonces olvida este libro. Si aceptas la biblia como una obra humana que mezcla elementos históricos y mitológico-religiosos, entonces la lectura de este libro te puede resultar sumamente interesante.

En él se analiza en profundidad la biblia desde un punto de vista totalmente neutro, contrastándolo con lo que conocemos de la historia de esa región (Palestina) por otras fuentes y analizando la evolución de la religión judeo-cristiana a lo largo de los siglos en los que se fueron escribiendo los distintos libros que conforman la biblia (una estructura interna que también se analiza en este libro). Es una fantástica forma de conocer esta obra básica de la cultura occidental para todos aquellos (inmensa mayoría, creo, al menos en nuestro país) que no hemos leído la biblia o que, como yo, lo hemos intentado y hemos terminado abandonando por la aridez de su arcaico lenguaje o la complejidad que suponen sus cientos de personajes.

El análisis de Asimov (basado en realidad en otros análisis de expertos historiadores y estudiosos del tema) clarifica enormemente la lectura, como por ejemplo al aclarar la confusión de nombres de los personajes (un mismo personaje histórico a menudo aparece en la biblia con varios nombres diferentes, según el autor de esa parte utilice el nombre griego, el hebreo, el latino…). A través de las páginas de este denso libro (tan denso o más que la propia biblia) iremos descubriendo el antiguo testamento como lo que es, una crónica de la historia del pueblo judío, una sucesión de guerras de fronteras, intrigas palaciegas y acuerdos políticos entre las civilizaciones de la época en la región (egipcios, sirios, asirios, babilonios, fenicios…); todo ello adornado con la protección de Yahvé, el dios del pueblo de Israel, que los guía y los protege frente a los dioses de las civilizaciones vecinas.

Descubriremos también la sutil evolución de la inicial religión yahvista, henoteísta (creencia de que cada región tiene sus dioses, que sólo son poderosos en un cierto ámbito territorial) y primitiva (Yahvé empieza siendo básicamente un dios guerrero y amante de los sacrificios sangrientos) hacia una religión más elaborada, en la que poco a poco, con el paso de los siglos, va cambiando la concepción henoteísta por la de una religión más global, al tiempo que el dios se va haciendo más “humano” y compasivo, y a la vez que los rituales van adquiriendo complejidad. Veremos también cómo la religión yahvista va adoptando conceptos de otras religiones de las civilizaciones con las que va conviviendo a lo largo de los siglos. Asistiremos, por ejemplo, al “nacimiento” del concepto del demonio en una etapa muy tardía, y descubriremos las enormes diferencias entre lo que dice textualmente la biblia, lo que probablemente quería decir de forma metafórica, y la interpretación que le dan la religiones actuales de origen judeo-cristiano.

El libro es largo y exhaustivo, incluyéndose a menudo análisis versículo a versículo. La objetividad y neutralidad de Asimov es destacable a lo largo de todo el texto, diferenciando además claramente entre hechos objetivos (equivalencia constatada entre nombres diferentes, cronologías históricas, etc) o interpretaciones (forma de interpretar una metáfora, por ejemplo). Aunque realmente lo que más sorprende es lo poco que se necesitan las interpretaciones, siendo la mayor parte del texto de lo más claro (y totalmente alejado de cualquier interpretación sobrenatural) una vez se lee a la luz del conocimiento de la historia antigua de la región.

En resumen, un libro denso y complejo, pero tremendamente interesante para quienes sientan interés crítico hacia la historia de las religiones occidentales, o más bien del libro en el que se inspiran.


Crítica personal: Vol. 2 - Nuevo Testamento

Poco que añadir a lo comentado en referencia al primer volumen (Antiguo Testamento). En éste, Asimov sigue realizando un análisis objetivo y laico de los contenidos bíblicos, como en el anterior. Decir más ya sería entrar en el contenido… aunque no puedo resistirme a realizar algunos comentarios sobre cosas que me han parecido bastante curiosas (probablemente si hubiera leído la biblia antes no me hubieran sorprendido tanto, pero en fin…)

Pues para empezar, el Nuevo Testamento empieza con un rollo macabeo. No, no soy irrespetuoso: de hecho, empieza con dos rollos macabeos, los dos libros (en sus tiempos, en forma de rollos) de los Macabeos. Como son bastante aburridos (bueno, en la línea del antiguo testamento, pero muy diferentes al resto del nuevo testamento, que nos resulta más “próximo”), imagino que de ahí derivó la expresión “rollo macabeo” para designar algo extenso y pesado. Por cierto, esto no lo menciona Asimov (probablemente no existe esta expresión en inglés para designar a algo muy aburrido), pero la deducción resulta clara e inmediata. En esta obra hay otras explicaciones a muchas expresiones de hoy en día que, leyendo estos libros de Asimov, descubrimos que proceden de la Biblia; curioso, y buena muestra de la influencia de este libro en nuestra cultura.

Pasados los rollos macabeos, empieza "lo bueno", las aventuras de Jesús (bueno, o Joshua, o como queráis…): los evangelios. Descubrimos que se escribieron hacia el año 100 d.C. (lo cual hace complicado que los evangelistas fueran alguno de los apóstoles), y no todos a la vez. De hecho, se observa una curiosa evolución… porque los cuatro evangelios son muy distintos, y hasta claramente contradictorios en ocasiones. Es curioso ver también cómo tienen enfoques muy diferentes: unos dirigidos a los judíos, otros dirigidos a los gentiles… También se ve cómo la historia se va adornando profusamente con el paso del tiempo. Y también me ha hecho gracia descubrir que lo que solemos conocer es una mezcla de los cuatro, cogiendo unas cosas de aquí, otras de allá, y obviando otras, resultando que la doctrina católica es un pastiche hecho a gusto de la iglesia, no siempre coincidente con la propia biblia (por algo se han reservado su lectura e interpretación durante siglos).

Tras los evangelios vienen los hechos de los apóstoles, una curiosa crónica de los inicios de la iglesia. Es interesante observar cómo se iban gestando los fundamentos del cristianismo, casi siempre a partir de la evolución que aquellos iniciales cristianos (unos judíos, otros no) fueron dando a lo que empezó siendo una secta judía más (había varias) que terminó rompiendo completamente con el judaísmo, aparentemente por motivos “políticos” (era más fácil conseguir adeptos fuera que dentro).

Para terminar, el apocalipsis: de nuevo profecías al estilo del viejo testamento en las que los enemigos de Israel (fundamentalmente Roma, convenientemente oculta bajo metáforas para evitar persecuciones) sufren las peores consecuencias.

En resumen, como decía en el comentario al primer volumen, esta obra de Asimov es un ensayo muy interesante y recomendable para descubrir la Biblia desde un punto de vista neutro, objetivo y, lógicamente, laico. No es un libro ameno para pasar el rato, pero sí muy recomendable si te interesa la historia de las religiones y conocer los orígenes de una ideología básica en las civilizaciones occidentales: la religión judeo-cristiana.

Nota personal: 8

2 comentarios: