19 de octubre de 2012

[Libros] Los renglones torcidos de Dios – Torcuato Luca de Tena (1979)


Sinopsis:
Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra: su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o padece realmente un grave y peligroso trastorno psicológico.

Crítica: Una buena idea mal desarrollada (y con toques "rancios")

A pesar de que en su primera mitad me pareció un libro medianamente atractivo, una vez terminado debo decir que no me ha gustado. A medida que progresaba en la lectura ha ido a peor, he pasado de un “vaya, no está mal” a un “vaya pestiño rancio”. Una pena, porque tiene elementos buenos: las descripciones de los enfermos (eso me ha gustado mucho, lástima que el resto haya llegado a eclipsarlo) y un argumento que, bien llevado, podía haber dado para una buena novela.

No me ha gustado nada cómo está escrito. Salvando las descripciones, que realmente están logradas, el resto es penoso: el lenguaje, arcaico y pedante; los diálogos, artificiales; las introducciones de elementos ajenos a la trama porque el autor quiere dejar su huella ideológica (religión, política, machismo…), absurdas; y la trama, muy mal llevada, desde mi punto de vista.

A partir de la mitad, el libro degenera notablemente, justo cuando empieza a cobrar peso la supuesta “intriga” en la que parece querer introducirse, y que en la primera mitad se trata muy superficialmente. Pero esas partes de “intriga” me han parecido más que pobres: la protagonista (y más adelante sus colegas) resuelven los “misterios” en un pis-pás, porque sí o por inspiración divina (será por lo último, dado el tono del libro). Los giros de la trama, las explicaciones y contraexplicaciones que se les ocurren a todos como lo más elemental del mundo y sin ninguna base previa, son sencillamente absurdas (no por su contenido, sino por “aparecer” de repente). El libro hubiera ganado mucha credibilidad sin tanto detective de opereta y demás enredos sin sentido que se resuelven “solos” y que no aportan en realidad nada en absoluto al núcleo del libro.

En resumen: una magnífica idea central, la de la escasa distancia que puede ir de la normalidad a la locura y la dificultad para distinguirlas en ocasiones; un magnífico retrato de pacientes con diferentes dolencias psiquiátricas; y un pésimo traslado al texto de estas ideas, aderezado con notas de una manera de pensar más digna de finales del siglo XIX (¡el libro fue escrito en 1979!). Un tremendo fiasco con tufillo a rancio para lo que podía haberse convertido en una buena novela en manos de un mejor autor.

Nota personal: 4 (y gracias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada