20 de agosto de 2013

[Libros] Inés y la alegría – Almudena Grandes (2010)

El experimento que realizó la Grandes en esta novela, mezclando la trama central (ficticia aunque basada en hechos reales) con incisos del tipo ensayo histórico (aunque con considerables cargas de subjetividad), no me gustó (lo leí cuando salió, hace tres años). Creo que esos incisos sobran y estropean el conjunto. Este experimento, para mí no ha funcionado (AÑADO: y probablemente para ella tampoco, pues es algo que ha abandonado, afortunadamente, con el siguiente libro de esta serie, El lector de Julio Verne).
Aún así, el libro cuenta con momentos de gran brillantez, que por sí solos permiten recomendar su lectura.

Sinopsis:
Toulouse, verano de 1939. Carmen de Pedro, responsable en Francia de los diezmados comunistas españoles, se cruza con Jesús Monzón, un cargo menor del partido que, sin ella intuirlo, alberga un ambicioso plan. Unos años después, en 1944, Monzón, convertido en su pareja, ha organizado el grupo más disciplinado de la Resistencia contra la ocupación alemana, prepara la plataforma de la Unión Nacional Española y cuenta con un ejército de hombres dispuestos a invadir España. Entre ellos está Galán, que ha combatido en la Agrupación de Guerrilleros Españoles y que cree, como muchos otros en el otoño de 1944, que tras el desembarco aliado y la retirada de los alemanes, es posible establecer un gobierno republicano en Viella.
No muy lejos de allí, Inés vive recluida y vigilada en casa de su hermano, delegado provincial de Falange en Lérida. Ha sufrido todas las calamidades desde que, sola en Madrid, apoyó la causa republicana durante la guerra, pero ahora, cuando oye a escondidas el anuncio de la operación Reconquista de España en Radio Pirenaica, Inés se arma de valor, y de secreta alegría, para dejar atrás los peores años de su vida.
Inés y la alegría es el primero de los Episodios de una guerra interminable, un proyecto narrativo integrado por seis novelas independientes, que comparten un mismo espíritu y rinden homenaje a los Episodios nacionales de Pérez Galdós. A diferencia de estos, los Episodios de Almudena Grandes no aspiran a relatar grandes batallas, sino a reconstruir, desde la ficción, historias reales igual de heroicas, pero mucho más modestas, de la posguerra, los «momentos significativos» de la resistencia antifranquista.

Crítica personal: Una pequeña decepción... porque Almudena nos tiene mal acostumbrados

Para mí, es un libro irregular: en mi opinión, una buena novela salpicada de demasiados incisos del tipo ensayo histórico que impiden disfrutarla como se debería. E l resultado me ha dejado un sabor... agridulce.

Creo que a Almudena Grandes le ha podido el deseo de contar una parte desconocida de nuestra Historia, en detrimento de la novela (por supuesto, todo esto dicho desde mi punto de vista, subjetivo). La historia de Inés y Galán, la parte central de esta novela que, por sí sola, hubiera sido otra gran novela de Almudena Grandes (quizás no de las mejores, pero muy buena en cualquier caso) se ve lastrada por la introducción de lo que casi se convierte en un ensayo histórico sobre temas que, por muy interesantes que puedan resultar para algunos, hay que reconocer que por momentos llegan a ser tediosos, y que rompen el ritmo de la novela. Me refiero a los incisos históricos (ligeramente novelados y escritos con el inconfundible y genial estilo de Almudena Grandes, pero ensayo histórico al fin y al cabo) que se alternan con lo que podríamos llamar "el cuerpo de la novela", molestando más que ayudando a "meterse" en el libro y rompiendo el clima en la mayor parte de las ocasiones.

Y es que la historia de Inés y Galán, la historia ficticia (aunque basada en hechos reales) de esos protagonistas de la invasión del valle de Arán, contada con el genio de Almudena Grandes, habría sido una gran novela. Pero la historia del PCE y sus dirigentes, de las intrigas, las traiciones y el politiqueo interno, por mucho que se mezcle con la parte más folletinesca de los amores y desamores de esos mismos dirigentes, es totalmente ajena a la trama principal del texto. Y no digo que no pueda ser útil y hasta conveniente leerlo para poner en contexto el resto... pero hubiera sido mejor colocarlo como apéndice final que no rompiera el ritmo de la novela. Porque a mí han sido estos fragmentos (largos, demasiado largos e inoportunos) los que me han impedido disfrutar de la lectura de una buena novela.

Aunque tampoco son estos incisos históricos los únicos culpables de que la novela no sea redonda, desde mi punto de vista. También la trama principal peca, en mi opinión, de una introducción y un epílogo demasiado alargados. En realidad, el núcleo del libro es su tercio central, y tener una introducción y un epílogo que suponen los otros dos tercios del libro (descontando la suma alternada de los incisos históricos) desequilibra un poco el resultado. Porque, en realidad, ha sido el tercio central del libro lo que de verdad me ha gustado. Aunque, por supuesto, el genio de la autora salpica de momentos brillantes la totalidad del texto... pero a menudo no pasan de ser eso, momentos. Y, eso sí, eso siempre, a lo largo de todo el texto, la oportunidad de disfrutar del magnífico oficio de esta mujer, que convierte cualquier texto en una delicia para la lectura. Y probablemente no soy objetivo... pero me encanta su estilo.

En fin, resumiendo, y siempre desde mi punto de vista: una obra recomendable, que merece la pena leerse, pero que me deja con la sensación de que podría haber sido un novelón si no hubiera querido ser mucho más que eso.


Nota personal: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada