7 de agosto de 2013

[Libros] El temor de un hombre sabio (Crónica del asesino de reyes, 2º día) – Patrick Rothfuss

Continuación del famoso El nombre del viento, quizás no me ha gustado tanto como el primero pero me mantiene enganchado a la saga. Literatura de entretenimiento y aventuras pero de calidad.

Sinopsis:
«Todo hombre sabio teme tres cosas: una tormenta en el mar, las noches sin luna y la cólera de un hombre bueno»
La secuela de la extraordinaria El Nombre del Viento, El Temor de un Hombre Sabio es la segunda entrega de la soberbia trilogía de Patrick Rothfuss. Retomando de nuevo la historia de Kvothe el Asesino de Reyes, le seguimos en el exilio, en intrigas políticas, aventura, amor y magia... y más allá, en el camino que convirtió a Kvothe, el mago más grande de su época, una leyenda en su propio tiempo, en Kote, un posadero sin mayores pretensiones. Lleno de la misma magia y aventura de El Nombre del Viento, esta secuela es tan buena como su predecesora, y una lectura obligada para todos los fans de la fantasía.

Crítica: Sólo si disfrutaste la primera parte
El título introductorio a esta crítica (sólo para quienes disfrutaron la primera parte) tiene dos motivos muy claros: por un lado, este libro es más de lo mismo (para bien o para mal), de modo que gustará a quienes haya gustado el primero, y el resto no encontrará nada que les haga cambiar de opinión; y por otro lado, este libro es una continuación directa del anterior, de modo que si no se ha leído aquel antes, será muy difícil seguirle el hilo. Por tanto, reitero lo dicho: un libro sólo para amantes del primero.

Como digo, este libro es una continuación directa del anterior. Más que una segunda parte, es como si un mismo libro se hubiera publicado partido en dos volúmenes por razón de su extensión (aclaro: por lo que he leído después, parece que fue así: el autor escribió un único libro larguísimo, que la editorial tuvo que partir en tres por razones comerciales; luego, cuestiones de marketing están haciendo que nos lo dosifiquen poco a poco). No hay ninguna concesión al lector en ese sentido, como suele ser habitual en estos casos, en la forma de dedicar parte de los primeros capítulos a recapitular más o menos subrepticiamente sobre la novela previa. Nada: entramos “a pelo” en la trama, como continuación directa de la historia. Esto tiene sus pros y sus contras: a favor, nos evita releer sobre lo que ya sabemos, elimina ese “relleno” superfluo para quien recuerda bien el primer volumen; por el contrario, impide que un nuevo lector acceda directamente a esta segunda novela, e incluso dificulta el seguimiento de la historia a quien, habiendo leído la primera, lo ha hecho ya hace tiempo y ha olvidado algunos detalles. Incluso yo, que lo he leído sólo mes y medio después de haber terminado el anterior, he tenido alguna dificultad para recordar algunos hechos menores mencionados de nuevo aquí.

Aunque este segundo volumen se puede equiparar prácticamente al primero en todos los sentidos (entretenido, bien escrito, ameno, etc), le veo un par de particularidades destacables. Por una parte, se pierde la novedad: aunque la historia siga evolucionando y aparezcan diferentes pasajes y aventuras, el elemento sorpresa ya se ha perdido en gran medida. Y, por otra parte, la irregularidad que ya mencioné en cuanto a interés en el anterior (que para mí empezaba y terminaba algo más flojo que en su parte central), aquí la he observado de forma más acentuada: el libro comienza a un nivel aceptable (en realidad bueno, pero que resulta lo esperable tras leer el otro) para decaer profundamente a partir de la mitad. Para mí, tiene ahí un bache relativamente breve pero profundo, con unos pasajes que llegan a ser casi tediosos (la historia con Felurian), para luego remontar algo hasta una meseta más prolongada en el tiempo pero que tampoco llega al nivel acostumbrado (la etapa con los adem; un relato interesante e inteligente, con una curiosa descripción de toda una cultura alternativa, pero cuya amenidad queda bastante por debajo de la media del libro). Sólo en la parte final, para mi gusto, el nivel vuelve a subir rápidamente, llegando a elevarse bastante de golpe y dejando con muchas ganas de leer el tercer y último libro (aún no publicado), más que nada por descubrir qué pasó con Kvothe para que hoy llegue a estar en las condiciones que está, como simple posadero.

Pese a esta irregularidad comentada, el libro me ha gustado, y creo que gustará a los fans de la saga. Rothfuss ha demostrado con esta primera obra suya un gran nivel como novelista, con un estilo literario de calidad y ameno, y con una historia interesante y bien desarrollada. Aunque valoro este segundo volumen un poco por debajo del primero, desde luego me quedo con ganas de más. Esperemos que no tarde mucho en salir al mercado la conclusión de la historia de Kvothe. Estoy seguro de que muchos lo esperamos con impaciencia… y casi diría que con tristeza por ser el último.

Nota personal: 7,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada