5 de noviembre de 2012

[Libros] Malena es un nombre de tango – Almudena Grandes (1994)


Sinopsis:
Malena tiene diez años cuando recibe de manos de su abuelo el ultimo tesoro que conserva de la familia; una esmeralda, con la única condición de no hablarle de ella a nadie. Si cumple la promesa, la joya, podrá, algún día, salvarle la vida.
Hasta este instante Malena rezaba para convertirse en un niño, al presentirse que jamás conseguiría parecerse a su hermana melliza, Reina, una niña modelo que parece destinada a ser la mujer perfecta. A través de su abuelo y su tía Magda, Malena comienza a sospechar que no es la primera Fernández de Alcántara incapaz de encontrar su lugar en el mundo que la rodea. Siente sobre ella la sombra de una antigua maldición que afecta a algunos miembros de la familia.
Con el paso de los años irá separándose de la influencia de su hermana y aprenderá a mirarse, como en un espejo, en el secreto pasado de sus antepasados. En sus relaciones con los hombres y su familia, y con su hermana Reina siempre presente, Malena descubrirá que no hay otra maldición que la vida, ni otra culpa que atreverse a vivirla.

Crítica: Amores, desamores y peleas de familia

La verdad es que me resulta algo complicado comentar este libro. Aunque he leído bastante de Almudena Grandes, una autora que en general me apasiona, tenía pendientes varias de sus primeras obras, y ésta era una de ellas. NOTA: ante todo, señalar que el libro me ha gustado, y le doy al menos un 7 sobre 10; las pegas que pongo a continuación deben considerarse en conjunto como "menores" (supongo que con la Grandes pongo el listón demasiado alto).

Seguro que muchos de los que no habéis leído el libro sí habréis visto la película, pero como pasa en todas las adaptaciones de libros de la Grandes al cine, libro y película son cosas muy distintas. Al menos, en este caso una estupenda Ariadna Gil en el papel de Malena consigue mantener el interés, que ya es algo (en otros casos la peli es directamente insufrible) pero lo cierto es que lo que cuenta la película está a años luz del libro, entre otras cosas porque es casi imposible llevar a la pantalla la complejidad del mismo. Así que, si habéis visto la peli, la única ventaja es que imaginaréis a Malena con el rostro de una joven Ariadna Gil (una elección ideal, de acuerdo a la descripción que se hace de ella en el libro, especialmente de su boca); por lo demás, la novela aporta mucho más, muchas más historias paralelas (algo bastante típico en la obra de la Grandes), y mucha más profundización en los personajes. (Como excepción, la imagen que acompaña a esta entrada no es la portada del libro, sino el cartel de la peli; y es que la Ariadna Gil está muy mona :-)

En cuanto al libro… empezó decepcionándome un poco. Desde luego, el estilo de la autora no había llegado aún a su madurez actual, y al texto le pesan un poco las excesivas reiteraciones, unas descripciones en ocasiones excesivamente extensas y repetitivas, y a veces también frases interminables (algún que otro párrafo entero sin un solo punto) que pueden llegar a hacer algo incómoda la lectura en ocasiones. Sí, el estilo de la Grandes aquí no es al que nos tiene acostumbrados últimamente, aunque tampoco es malo (diría que incluso con estos fallos, está por encima de la media), pero creo que el libro ganaría algo de agilidad con unas cuantas páginas menos. Pero a medida que te vas metiendo en la historia, todo esto se va perdonando.

Esta novela no me ha cautivado desde su primera página como la mayoría de sus últimas obras, me ha costado más meterme… pero al final considero que ese pequeño esfuerzo ha merecido la pena. La de Malena es una bonita historia de la vida en su conjunto, vista a través de una muchacha que va pasando desde la adolescencia hasta la madurez, incluyendo también a diferentes miembros de su familia (abuelos, padres, hermanos, tíos...), cada uno con su personalidad e historias paralelas.

La historia, sin ser nada del otro mundo en el fondo, es de las que no dejan indiferente, porque si algo ha sabido hacer bien Almudena Grandes en todos sus libros es transmitir, y por eso es fácil identificarse con los personajes y “meterse” en la historia y en sus sentimientos. Vale, Malena no llega en este aspecto al nivel de obras maestras de la autora como “Los aires difíciles” o “El corazón helado”, pero aún así creo que sí puede calificarse como una de las novelas que “te llegan”, y que no olvidas con facilidad. De hecho, al contrario de lo que pasa con otros libros, que terminas con muy buen sabor de boca pero a los pocos días ni te acuerdas, en el caso de Malena yo lo terminé sin sentir que me hubiera llegado a entusiasmar… pero lo recuerdo con más “cariño” cuanto más pasa el tiempo desde que lo terminé. Curioso.

En resumen: vale que le pueden sobrar páginas, pero lo recomiendo.

Nota personal: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada