1 de abril de 2013

[Libros] Olvidado rey Gudú – Ana María Matute (1996)


Una vez más, un gran clásico contemporáneo al que aún no le había hincado el diente. Poquito a poco, me voy culturizando con los años; más vale tarde que nunca...

Sinopsis:
Ambientada en la Edad Media, Olvidado Rey Gudú tiene un gran componente de fabulación y fantasía, y narra el nacimiento y expansión del reino de Olar. Multitud de personajes, aventuras y el propio paisaje sumergen al lector en una trama en la que todo interviene: el ansia de poder, lo desconocido, el miedo, el placer de la conquista, el amor y la ternura. Como símbolos de lo inalcanzable, el misterioso Norte, la inhóspita estepa al Este, y el Sur, rico y opulento, limitarán la expansión de un Reino en cuyo intrigante devenir intervendrán la astucia de una niña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.

Olvidado Rey Gudú compone la gran metáfora del Hombre y su Historia. Realidad y leyenda, pasado y futuro se confunden en una ficción que se nutre de las inquietudes, dudas y anhelos que desde siglos animan y dominan a la humana naturaleza. Una novela imprescindible para disfrutar de la auténtica literatura.

Crítica: Un libro bello.
He leído por ahí que hay quien lo considera una obra maestra de la literatura... No sé si decir tanto, pero desde luego, es un libro de calidad, bien escrito y con mucho, mucho fondo. No es un libro ligero, aunque esto no quiere decir que se haga pesado (bueno, al final sí se me hizo un poquito largo, pero nada exagerado); lo que quiere decir es que hay mucha reflexión, mucha filosofía de la vida, detrás de las palabras de este libro.

La historia del reino de Olar es la historia de sus gentes, y en ellos se observan las principales virtudes y defectos del ser humano: sus deseos, pasiones, anhelos y sueños... odio, amor, envidia, venganza, ambición, ternura... Todo ello aderezado con frases, con reflexiones, de esas que te sueltan de repente, como si tal cosa, y te dices. "jo, cuánta verdad... qué profundo..."

Por momentos, el texto es pura poesía. Hay partes de aventura, partes entretenidas, partes hasta divertidas, pero también hay partes que cuesta entender, surrealismo puro, poesía pura... Y partes tristes. Porque, quizás, y especialmente en la parte final, el libro parece algo pesimista con respecto a la especie humana, una vez que ésta supera la etapa de la niñez...

Es un libro bello. Un libro que recomendaría leer, aunque sabiendo que no es una lectura cualquiera. Es largo, y para paladear. Esto no es ni mucho menos sinónimo de aburrido (que sé que lo estáis pensando), pero es cierto que no es un libro de lectura ligera, y probablemente "no apto para todos los públicos", o no en todos los momentos. A mí me ha gustado.

Nota personal: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada