10 de abril de 2013

[Libros] Mil millones de mejillones – Fernando Trías de Bes (2010)


Sinopsis:

Vallecas. Junio de 2010. Un camarero en paro recibe una llamada de una ETT. Hay una oferta para él, son solo dos semanas y en un crucero de lujo, pero no pueden darle más detalles ya que es cuestión de seguridad nacional.
El camarero de Vallecas acepta. En el transatlántico se encontrará con los principales líderes políticos mundiales, invitados a la boda de Berlusconi con una conocida modelo en aguas internacionales, pero sufren un naufragio en alta mar. Obama, Zapatero, Aznar, el propio Berlusconi, Emilio Botín, Florentino Pérez, Flavio Briatore, Fernando Alonso, Jordi Pujol, Ibarretxe, Carla Bruni, o el fantasma de Michael Jackson son algunos de los delirantes personajes que, junto al camarero de Vallecas, irán a parar a una isla desierta, donde tendrán que organizarse para sobrevivir.
Los políticos más relevantes de nuestro panorama internacional se convertirán, de este modo, en víctimas de sus propias decisiones y reproducirán episodios de nuestra propia historia: el trueque de alimentos, la adopción de una moneda, la creación de la banca, el drama de la inflación, así como los problemas del comercio internacional, en una desternillante fábula sobre el mundo actual.

Crítica: Divertidísima introducción a la economía

He devorado el libro en una sentada. Esto no se traduce necesariamente en que lo considere un libro espléndido, pero desde luego sí debo decir que es extremadamente ameno y muy divertido.

Calificaría este libro en un 40% como de humor político, y en un 60% de introducción a la economía a un nivel tremendamente divulgativo. En cuanto a lo primero, y ayudado por las fantásticas ilustraciones del dibujante Toni Batllori, el libro resulta una divertida y aguda crítica de algunos de los principales políticos y personajes públicos del panorama internacional actual. El autor no deja títere con cabeza, y caricaturiza con agudeza tanto a Rajoy como a Zapatero, a Obama y Berlusconi, a Merkel y Sarkozy, a Tritchet y Greenspan, a Pujol e Ibarretxe, a Botín y Durao Barroso (siempre muy ocupado aunque nadie sabe lo que hace), a Esperanza Aguirre y Ruiz Gallardón, a Aznar y Hugo Chávez... La crítica es aguda y divertida, con pullas a diestro y siniestro casi en cada frase, y sólo por esto ya merece la pena el libro como forma de pasar un buen rato. Los abundantes dibujos de un ilustrador acostumbrado a caricaturizar políticos añaden también un toque ligero y divertido al texto.

Y luego, como complemento a esto, aunque en realidad sea la razón de ser del libro, está la parte divulgativa, en la que nos va enseñando poco a poco cómo funciona la economía. Un grupo de náufragos en una isla desierta deben iniciar un nuevo modelo de sociedad, e irán pasando por las fases de trueque, de invención de la moneda, de los bancos, de los préstamos… Y con ellos aparecerá la inflación, los mercados de valores, las “anotaciones en cuenta” sin respaldo real, las burbujas económicas, las crisis, el comercio internacional, los bancos centrales, las conversiones de divisas… Sin casi darte cuenta, y siempre de forma extremadamente sencilla (al fin y al cabo, básicamente se comercia con agua y cocos, y luego con artículos de lujo como los camaleones… y se utilizan mejillones como moneda), iremos descubriendo cómo funcionan todos estos complicados mecanismos de la economía moderna. Y con ellos, aparecerán los problemas, que una serie de grandes economistas ayudarán a los náufragos a resolver (los espíritus de los economistas se les aparecen en una cueva para darles consejos), sólo para que la solución de ese problema los haga caer en otro aún mayor.

El mensaje económico resulta muy básico, aunque, como digo, extremadamente divulgativo y divertido (aunque en el fondo subyace una ácida crítica al sistema). Para quien ya sepa algo de economía, no se descubre nada nuevo (aunque la parodia que representa el texto en su totalidad ya merece una lectura), pero para quien aún se pierde con todos esos conceptos, puede ser una magnífica forma de entrever cómo funciona el mundo. Lamentablemente, se queda muy corto en este sentido, pues apenas se ofrecen unas someras pinceladas de los principales mecanismos económicos; pero a quien le pique el gusanillo quizás le quite algo de miedo para ir más allá con lecturas algo más serias.

En resumen, el libro me ha parecido básicamente de humor con un mensaje divulgativo interesante. Lo mejor es lo ameno y divertido que resulta y lo rápido que se lee (es muy cortito), a la vez que se aprende algo. Ligerito, pero recomendable.

Nota personal: 6,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada