11 de febrero de 2013

Dimisiones


En Alemania dimiten presidentes y ministros cuando se descubre que copiaron su tesis doctoral o que echaron las culpas a su mujer ante una multa de tráfico. En España hace años que vivimos rodeados de políticos, politicastros, politiquillos y politicazos que están de mierda hasta las cejas, con la corrupción escapándoseles por las orejas a borbotones, y aquí no dimite nadie…

Y encima ya ni siquiera podemos decir que “aquí no dimite ni Dios”, porque hasta él acaba de hacerlo. Bueno, o su representante en la Tierra, el Ratzinger, que para el caso es lo mismo, ¿no? Muy mal debe estar el mundo, cuando hasta Dios o su acólito se permiten el lujo de dejar el puesto por cansancio.

Aunque para cansancio, el de la ciudadanía española ante el panorama político, económico y social que nos rodea. ¿Se nos permite dimitir a nosotros…? Se me apunte…

2 comentarios:

  1. Muchos ciudadanos ya han dimitido, y están en Alemania, Reino Unido...

    ResponderEliminar